Siempre Somos Inocentes
Hasta que se Pruebe lo Contrario

Derecho Humano n.º 11

Siempre Somos Inocentes Hasta que se Pruebe lo Contrario

1. Toda persona acusada de un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público, en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

2. Nadie se considerará culpable por ningún delito a causa de algún acto u omisión que en el momento de cometerse no constituyera un delito, según el derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la que era aplicable en el momento de la comisión del delito.

FIRMA LA PETICIÓN
DESCARGAR